dominio https://www.naturgy.es:443/servlet/
hilo navegacion-->NO

Distribución de espacios

Distribución de espacios

Si logras crear un espacio flexible en el que puedas vivir cómodamente además de llevar a cabo todas las actividades de ocio que te gustan como jugar con los niños, celebrar fiestas con los amigos o practicar yoga, habrás creado tu rincón del bienestar.

Para disfrutar de un hogar cómodo y confortable, lo primero que debemos tener en cuenta es la distribución de los espacios de la vivienda, ya que determinarán las actividades que podemos llevar a cabo en ella.

  • Destinar una o varias actividades para cada estancia
    Antes que nada, debemos pensar dónde haremos qué para poder definir cuáles son las necesidades que tendremos que cubrir en cada habitación. Por ejemplo, en el salón, debería haber una buena fuente de luz natural ya que es la estancia más utilizada y en la que, probablemente, pasaremos más horas.
     
  • Traza una circulación eficiente
    ¿Cuál crees que es el camino más rápido para atravesar la casa y moverte cómodamente de una estancia a otra? Traza este camino mentalmente y no pongas ningún objeto que lo obstaculice, de manera que la circulación por la vivienda sea lo más cómoda y eficiente posible.
     
  • Respetar los elementos integrados
    Antes de amueblar y decorar, debemos fijarnos en respetar la apertura de las puertas y ventanas, no taponar los espacios de iluminación natural y ventilación y tener en cuenta las cañerías de agua, la toma eléctrica, los radiadores o los extractores, así como los armarios empotrados, las chimeneas o cualquier otra entidad integrada de la vivienda.
     
  • Separar estancias sin usar tabiques
    Especialmente en los hogares de dimensiones muy reducidas, se recomienda no desaprovechar el espacio con puertas y paredes y crear un espacio circular, es decir, que tenga entrada y salida por distintas partes. Las puertas correderas, los biombos o los paneles de arroz, papel o tela permiten separar dos zonas de una casa sin restar centímetros, aumentando así la sensación de espacio.
     
  • Espacios fijos y espacios flexibles
    La cocina, el baño o el dormitorio son los tres espacios de la casa con una función más determinada: cocinar, comer, asearse y descansar. Por eso, el mobiliario de estas habitaciones puede ser más fijo y funcional porque raramente tendremos necesidad de cambiarlo. El salón, la terraza o el jardín, en cambio, son estancias más versátiles en que podemos llevar a cabo muchas actividades y dónde es más recomendable disponer de muebles y elementos más decorativos y flexibles de manera que podamos convertir nuestro salón en una pista improvisada de básquet para los niños o en una pista de baile para una fiesta.
     
  • Uso del espacio vertical
    Si la altura lo permite, una forma de ganar espacio es elevar los elementos mediante estanterías u otros recursos colgados en la pared. Si conseguimos mantener el suelo más despejado, ganaremos en orden y en comodidad. Un ejemplo son las literas para los niños o las camas elevadas que permiten situar un armario o un escritorio justo debajo.
     
  • Aprovechar los rincones muertos
    A las esquinas o a los espacios muertos podemos sacarles partido destinándolos al almacenaje de objetos o bien convirtiéndolos en rincones decorativos.