dominio https://www.naturgy.es:443/servlet/
hilo navegacion-->NO

La bici eléctrica: el vehículo estrella de la ciudad

Rápida, eficiente, segura, práctica, saludable, agradable, fácil de conducir y, encima, ¡barata! La bici eléctrica sólo suma ventajas. Nosotros te las explicamos para que te dejes seducir por el vehículo sostenible estrella, perfecto para moverte por la ciudad.

La bici eléctrica

 

Las largas colas y los atascos de tráfico en las ciudades durante las horas punta podrían convertirse en historia si todos los conductores utilizaran el medio de transporte más adecuado según sus necesidades reales. Ir a pie, en transporte público, en moto, en coche o en bicicleta, son las opciones de movilidad más extendidas que tenemos hoy en día a nuestro alcance. Si escogemos bien nuestro vehículo, contribuiremos a mejorar la calidad del aire y la agilidad de circulación de nuestras ciudades y haremos un favor al planeta y a nosotros mismos.

Porque no se necesita un todoterreno para la ciudad, ni un coche o una moto para trayectos cortos, la bici se presenta como la opción ideal para todos los que se quieran desplazar con rapidez y sin humos por las saturadas ciudades. La eléctrica, además, nos permite llegar a nuestro destino sin esfuerzo y sin sudar: un pequeño y silencioso motor nos ayuda a mantener el ritmo y a subir cualquier cuesta en función de las pedaladas que demos. Conducirla es pues, un auténtico placer.

Circular con una bici eléctrica no requiere seguro, carnet de conducir, matriculación ni impuestos de circulación y su coste de mantenimiento es prácticamente cero. Su batería tiene una autonomía de 160 km y su velocidad máxima en modo asistencia al pedaleo alcanza los 25 km/h. Dos características que la convierten en un excelente medio de transporte urbano para trayectos cortos, mucho más que un vehículo de ocio para el fin de semana.

 

La bici eléctrica

  

En referencia a su coste económico, se puede afirmar que la bici eléctrica es un vehículo claramente barato: aunque a priori su precio de compra puede parecer caro, unos 1.000 euros de media, la inversión se amortiza rápidamente ya que la recarga completa de la batería (mediante cualquier enchufe convencional) no llega a los 15 céntimos, y nos permite recorrer una distancia de 160 km en modo asistencia. Y en caso de quedarse sin batería, también llegaremos a casa porque siempre podremos seguir pedaleando.
 

Aunque es cierto que circular en bicicleta por vías que no estén preparadas para ello supone un riesgo para el ciclista, cada vez son más las ciudades españolas que están invirtiendo en el condicionamiento de carriles bici. Barcelona, Vitoria, San Sebastián o Sevilla son algunos ejemplos. El reto de las ciudades del futuro es pues dibujar un nuevo mapa de circulación sostenible.