Importancia de los pellets en los sistemas de calefacción de biomasa - Naturgy - Negocios y autónomos

Importancia de los pellets en los sistemas de calefacción de biomasa



Biomasa   18 noviembre, 2016

Los pellets son muy utilizados porque permiten una manipulación sencilla, con diversas presentaciones comerciales, y que además pueden utilizarse también en las calderas con sistemas de alimentación automática. Su origen renovable y las ventajas que supone no contribuir a las emisiones de gases de efecto invernadero han animado a utilizarlos tanto en instalaciones de generación de calor como en plantas de generación de energía eléctrica para conexión a la red distribución nacional. ¡Es importante cuidar el planeta!

Además de las medioambientales, la estandarización de estos productos es también una ventaja porque permite hacer dimensionamientos de instalaciones con ciertas garantías, al normalizarse los principales parámetros de generación de calor. Con esto se evitan las diferencias de valores que son características de la biomasa por los distintos orígenes y composiciones.
 

Clases de pellets

Uno de los sistemas de normalización y certificación de la calidad de los pellets es el denominado ENplus®, basado en la norma internacional ISO 17225-2:2014. Este sistema distingue tres clases de producto, según su diámetro, longitud, humedad, cenizas, durabilidad, finos, poder calorífico, densidad aparente, aditivos, nitrógeno, azufre, cloro, temperatura de deformación de las cenizas, arsénico, cadmio, cromo, cobre, plomo, mercurio, níquel y cinc:

  • ENplus® A1. Son los pellets de madera procedentes de maderas vírgenes y residuos de maderas sin tratamientos químicos, con bajo contenido de cenizas, nitrógeno y cloro.
  • ENplus® A2. Son los pellets que cumplen con los requisitos de la clase A1, pero con contenidos algo mayores de cenizas, nitrógeno y cloro.
  • ENplus® B. Son los pellets que proceden de maderas recicladas o de residuos industriales sin tratamientos químicos previos.
 

Además de los parámetros de la norma de certificación, se regulan los aspectos correspondientes a la producción y a la comercialización de los pellets y las formas permitidas de venta y suministro, estableciendo los requerimientos de los procedimientos de venta a granel y los requisitos de los pellets ensacados. Así, se permiten los sacos de hasta 30 kg para pellets de categoría A1 y A2, y están prohibidos para los de categoría B. Los Big Bags precintados de hasta 1.5 toneladas métricas, cuando no tengan precinto, se consideran como venta a granel.

La certificación, además, asegura que la humedad en el pellet no supera una porcentaje y asegura un poder energético mínimo, ambos determinan la capacidad de generar calor, los pellets no certificados pueden tener un precio menor por kg, pero su contenido en humedad puede ser una sorpresa desagradable.


Utilizar pellets de características normalizadas ayuda a utilizar adecuadamente los equipos térmicos, asegurando así que funcionen correctamente y que tengan una vida útil satisfactoria. Y además, contribuye a cuidar el medio ambiente. ¿Qué más se puede pedir?

Guía de Calderas

rgpdactive desactivado

argssite - GNF