Tipos de biomasa utilizada en calderas y estufas - Naturgy - Negocios y autónomos

Tipos de biomasa utilizada en calderas y estufas



Biomasa   18 mayo, 2016

La biomasa ha sido utilizada desde el principio de los tiempos para la obtención de calor con distintos objetivos, como cocinar alimentos, calentar los hogares, iluminar… En la actualidad hay un resurgimiento en la utilización de materiales orgánicos frente a otros tipos de combustibles tradicionales, incorporando a la vez valores de sostenibilidad y economía. Incluso se están realizando aplicaciones híbridas en las que se combinan tipos de biomasa con otros combustibles,  reduciendo emisiones y rebajando los costes.

 

En el mercado existen diversos dispositivos susceptibles de utilizar biomasa. En general, se presentan bajo las denominaciones de calderas, estufas y hogares:

  • Las calderas son equipos generadores de calor con potencias que permiten desde instalaciones individuales hasta aplicaciones industriales de alta potencia. Cuentan con todos los elementos necesarios para automatizar la alimentación del combustible y un sistema de recogida de cenizas que están ubicados en salas de calderas adecuadas y que suministran calor tanto para el sistema de calefacción como para producir agua caliente.
  • Las estufas son equipos de pequeño tamaño diseñados para pequeñas aplicaciones domésticas o comerciales. El mercado diferencia dos tipos: las decorativas y las calefactoras, dependiendo de si la cámara de combustión es visible o no. Aunque comenzaron generando calor para las estancias en las que estaban ubicadas, hoy existen modelos que son capaces de suministrar calefacción por circuito de agua e incluso generar agua caliente.
  • Los hogares son módulos que se pueden insertar en huecos de obra a los que se conecta la chimenea, con un claro componente decorativo. Pueden contar con sistema de distribución de aire caliente y proporcionan la visión de un fuego relajante.

Tipos de biomasa

Las presentaciones más utilizadas son la leña, los pellets y los multicombustibles.

  • La leña, madera bruta sin apenas tratamiento, es el combustible más económico y de fácil acceso. Es apropiado cuando existe en las cercanías de la instalación como recurso natural. Aunque existen multitud de posibles presentaciones las medidas más comunes son los leños de 30, 50 y 100 centímetros, siendo la de 50 cm la que cuenta con más aceptación. Dependiendo de la procedencia, de la especie y del grado de humedad tendrá distintos poderes caloríficos, normalmente hasta 4.5 kWh/kg. Los rendimientos con la leña son bastante altos, llegando al 90% en calderas de gasificación.
  • Pellets: Material procesado a partir de serrín prensado de distintas maderas que se ha convertido en uno de los más utilizados en las nuevas instalaciones. Su pequeño tamaño facilita el transporte y el almacenamiento. Su fácil manipulado permite la implementación de sistemas automáticos de alimentación que posibilitan automatizar el funcionamiento de las calderas. El factor diferenciador de estos combustibles radica en la calidad del pellet para lo que han aparecido diversas certificaciones reconocidas internacionalmente, como la ENplus, que permiten asegurar al cliente la forma, la humedad, la calidad y el poder calorífico del pellet adquirido.
  • Multicobustible: Bajo este epígrafe se agrupan los combustibles biomásicos procedentes de residuos naturales que pueden ser utilizados como combustible. Los más significativos son los huesos de aceituna y la cáscara de almendra.
    • Hueso de aceituna: La utilización de este subproducto tiene gran tradición en ciertas zonas del sur de España. Antes de ser utilizado necesita un pretratamiento adecuado en el que se tritura, se lava y seca el material para eliminar los contenidos de azufre y cloro que deteriorarían los distintos componentes de los equipos de generación de calor.
    • Cáscara de almendra: Puede usarse tanto triturada como entera. Es un subproducto con bajos contenidos en cenizas, compuestos de azufre y cloro lo que permite una utilización directa. Cuenta con un alto poder calorifico que la sitúa a la cabeza de estos combustibles, llegando a valores de 5.3 kWh/kg.


En este post te hemos hablado de los tipos de biomasa más utilizados en calderas y estufas, para que puedas valorar el que más te conviene.

Guía de Calderas

rgpdactive desactivado

argssite - GNF